Por
 En Blog

En los trabajos de acceso y posicionamiento mediante cuerdas, trabajos verticales, se es bastante reacio a utilizar absorbedores de energía, prefiriendo utilizar una cuerda de seguridad dinámica pensando que sus prestaciones son adecuadas.

Sin embargo, existen dos razones de peso para utilizar un absorbedor de energía en detrimento de las cuerdas dinámicas:

  1. La cuerda de seguridad, en un sistema de acceso mediante cuerdas, va unida al arnés del usuario mediante un dispositivo deslizante anticaídas conformando un sistema anticaídas. Este sistema es, según el apartado 4.2.4 de la EN 363 de 2008, un  “… sistema anticaídas debe incluir un elemento o funciones de absorción de energía para asegurar que las fuerzas de impacto que actúan sobre el cuerpo del usuario durante la detención de una caída libre se limitan a 6 kN como máximo“, y esto solo se consigue utilizando un absorbedor de energía. Si utilizamos una cuerda dinámica como cuerda de seguridad debemos saber que según la EN 892 se pueden alcanzar fuerzas de choque de hasta 12 kN, es decir doblaría el límite que establece la norma EN 363.
  2. Por otro lado, la caída con una cuerda dinámica con un arnés anticaídas hace que el usuario reciba zarandeos bruscos y descontrolados debido a los puntos de enganche más altos que el centro de gravedad del cuerpo y al efecto muelle, presente hasta que se para la cuerda; con un absorbedor de energía la parada es gradual y suave.

Más abajo podemos ver el efecto de una caída utilizando una cuerda dinámica y un absorbedor de energía.