Por
 En Blog

Hasta la aparición de la norma UNE EN 363 / 2008 referente a Sistemas de Protección Individual Contra Caídas, en muchos casos todos los componentes de un sistema debían ser del mismo fabricante; gracias al concepto de ensamblaje esto ya no tiene porque ser así.

 

La norma en el capitulo de generalidades en el apartado de características expone “Un sistema de protección individual contra caídas consiste en un ensamblaje de componentes conectados entre si de forma separable o inseparable”; aquí ya se introduce una novedad interesante sobre todo para los equipos de salvamento es decir podemos optar por equipos inseparables o podemos montar un equipo con componentes separables y utilizables para otras tareas lo que hasta ahora no era posible.

Para ensamblar un sistema de protección individual contra caídas se introducen entre otros algunos aspectos muy interesantes:

El usuario previsto: Se tiene en cuenta el nivel de competencia del usuario a la hora de ensamblar los sistemas.

Compatibilidad de los componentes: Si los componentes de un sistema son compatibles no necesariamente tienen que ser de la misma marca, por ejemplo un aparato de descenso para cuerda de 11mm Ø se puede utilizar con cualquier cuerda independiente de la marca y viceversa.

Los componentes pueden utilizarse en distintos tipos de sistemas de protección individual contra caídas, siempre que sean adecuados para el propósito especifico.

Como vemos la norma presenta una notable mejoría en cuanto a la universalización de componentes para ensamblar un sistema.